Mi desaparición en las redes sociales

18 feb. 2018


Siento que no he pasado por aquí mil años y, creo que, es cierto. De cierta forma no creía que el haber estado sin escribir reseñas por un tiempo pasase factura. Al principio de 2017 si que tengo que decir que dejé de publicar tan seguido debido a los exámenes y selectividad. Ademas de que tengo que admitir que después de haber estado estresada un tiempo mi mente no se encontraba en estado de leer, aunque me encanta hacerlo y, con el tiempo todo iba acumulándose: novedades que aún tenía por leer, libros que es su momento tenía demasiadas ganas de leer pero que después se me hacían pesados… además de que sinceramente no quería hacer absolutamente nada, y cuando digo nada era nada. Después durante el verano, cuando yo creía que podría superar todo ese rollo de no querer hacer absolutamente nada, decidí ponerme a trabajar, o podríamos decir que mi padre me buscó un trabajo de verano, y tengo que decir que los horarios eran los peores del mundo, debido a que un día podía entrar a las diez y acabar a las cinco/ seis y otro podría entrar a las tres y acabar a las doce de la noche, todo un horror porque no tenía realmente unos horarios fijos por lo que acababa tan agotada que al final no quería ni salir con mis amigos.

Y ahora todo se debe porque tenía los exámenes finales. Pero espero que como parte de nuevo año sea capaz de organizarme mucho mejor, no solo con el blog y las redes sociales sino también con los estudios, trabajos… (la universidad en si).

Lo que si que tengo que decir que la experiencia de vivir “sola” me está costando un poco más de lo que esperaba, sobre todo porque soy demasiado patosa para mi propio bien, por lo que siempre me hago daño de alguna forma u otra. Por ejemplo, hace ya casi un mes se me cayó el portátil en el pie y sigo estando medio coja (por eso, demasiado patosa).

También clarifico sola porque realmente estoy rodeada de gente y estoy dentro de una residencia, no quiero ni imaginarme viviendo sola, porque a saber qué es lo que me ocurre. Pero me ha encantado conocer a gente de otras partes de España, además de a estudiantes de Erasmus, aunque ya no podríamos considerar a los del Reino Unido como alumnos de Erasmus, ¿no?

Me ha parecido curioso conocer a gente de diferentes partes de España con diferentes acentos, o formas de hablar, sobre todo por las diferentes expresiones.

He estado unos días en casita y creo que por fin he podido ponerme con las cosas que me impedían leer o incluso escribir. Aunque esperemos que se quede de esta forma cuando vuelva a la rutina. Tengo tantos planes que espero que poder cumplirlos todos.

También he de añadir que no creo que publique tan seguidamente como lo hacía antes de que empezara el caos de principios de 2017.

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Es un cambio brutal, pero es bueno para madurar y, como dices, estás en una residencia acompañada de mucha gente de tantísimos lugares, lo que es genial para abrir aún más la mente.
    Yo no tuve que vivir un cambio tan bestia, porque mi uni me pilla en mi misma ciudad, pero ahora que vivo sola con mi hermano, hay que buscarse más la vida, y eso puede ser muy positivo =)
    Espero que sigas leyendo y disfrutando.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Ayyyy muchísimas gracias por el ánimo ^^

      ¡Besitos <3!

      Eliminar