Reseñamos: Las tres caras de la luna.

10 nov. 2013



Título: Las tres caras de la luna

Autor: Sally Gardner

Editorial: Nube de tinta

Páginas: 207

ISBN9788415594086

Precio: 14,95€

Sinopsis


En Patria no se canta, en Patria todo es sombra, en Patria se premia a los delatores y desaparece sin dejar rastro cualquier enemigo. Sus habitantes viven bajo el yugo del opresivo y despiadado régimen dictatorial que controla y dirige cada uno de sus pasos, están acostumbrados a hablar entre susurros, a recelar de los vecinos, a los continuos cortes de luz, y ya ni se asustan cuando oyen el toque de queda.
En Patria, la fantasía es la única vía de escape.
Pero Standish no se rinde, sabe que más allá de las infranqueables y herméticas fronteras de su país tiene que existir otro mundo, un mundo donde la libertad y la verdad no sean solo sueños imposibles sino una maravillosa realidad.

Opinión personal


Me compré este libro por las buenísimas críticas que había leído de él, y la verdad es que, aunque no ha llegado a cumplir del todo todas las expectativas que tenía puestas en él (probablemente por haber leído demasiadas reseñas positivas), ha sido una buenísima lectura y me ha gustado mucho.

Por un lado están los que piensan linealmente, y por otro lado estás tú, que eres como un golpe de brisa en el parque de la imaginación”.

En un primer momento pensaba que me encontraría una historia futurista ambientada en la luna, una distopía quizás, por la portada y la clase de sinopsis que nos presenta el libro, pero estaba completamente equivocada. Aunque en el libro nunca se llega a decir dónde ni cuándo están pasando las cosas, nos hacemos una idea de que está ambientada en la mitad del siglo pasado, en algún país Europeo, quizás Alemania o algún otro país que estuviese sufriendo una dictadura. El libro nos presenta, pues, un lugar cruel e insensible donde apenas existe la libertad, donde el miedo se encuentra en cualquier esquina y donde alguien que piensa o actúa de manera diferente a la que el gobierno desea, es eliminado para siempre.

Nuestro protagonista, Standish, es un chico que vive en la pobreza. Es tratado como un paria, como un estúpido y un ignorante, aunque Standish es mucho más inteligente de lo que la gente piensa. Su imaginación es desbordante, y cuando un niño de su misma edad, Hector, entra en su vida, ambos se imaginan un lugar fantástico y maravilloso, es decir, completamente diferente a la realidad. Standish luchará para obtener la libertad, para intentar llegar a aquel lugar increíble que ha imaginado junto a Hector, para no tener que vivir en un lugar opresivo y horrible como en el que vive. Me sorprendió bastante este personaje, pues su personalidad varía de ser extremadamente infantil a ser muy madura, pero eso justamente ha sido lo que ha hecho que le coja cariño desde el principio.

[…] nací en un mundo de pesadilla, esa es la puñetera verdad. La única vía de escape era la fantasía”.

Esta novela me llegó a confundir bastante en sus primeras páginas, ya que la escritora da muchos saltos en el tiempo y apenas lo menciona, así que no sabes si el protagonista te está contando su pasado o su presente. Llega a ser muy confuso, pero a pesar de eso me consiguió atrapar ya desde el principio, por el maravilloso protagonista, la extraña ambientación y, sobretodo, la forma de escribir de Sally Gardner. Este libro es uno de esos en los que paladeas y saboreas cada una de sus palabras. Además, es una novela corta, formada por capítulos de entre una y tres páginas, así que la lectura es muy ágil. Cada capítulo, incluso los más cortos, explican algo importante y hacen que no puedas parar de leer.

Andaba con la cabeza bien alta y siempre me decía que él no tenía más posesión en la vida que su dignidad, cosa que no estaba dispuesto a poner en manos de nadie. De ningún credo, iglesia o dogma. Nada escapaba de sus fulgurantes ojos grises. El abuelo era un hombre de mucho ver y poco hablar”.

En definitiva, Las tres caras de la luna es un libro exquisito que transmite un gran mensaje: que el ser humano puede llegar a ser terriblemente cruel y que lo más importante es la libertad. No esperes una historia alegre, pues este libro es duro, pero os juro que os hará reflexionar. Como dice un comentario en una de las solapas del libro: “Una novela destinada a convertirse en un clásico moderno”. Además, Las tres caras de la luna nos regala una gran crítica importante y estoy segura de que este libro puede llegar a dar mucho de lo que hablar. Asimismo, es una lectura ágil, corta y muy entretenida, que en unas pocas páginas llega a transmitir muchos sentimientos, y que no dejará a nadie indiferente. Un libro que todo el mundo debería leer.


Se me ocurrió entonces que el mundo estaba lleno de agujeros, agujeros por los que podías caer y nunca más ser visto. No entendía que hubiera diferencia entre desaparecer y morir. Las dos cosas me parecían lo mismo, las dos dejaban agujeros tras de sí. Agujeros en el corazón. Agujeros en la vida. No era difícil contar los agujeros que nos rodeaban. Era evidente cuando se abría uno nuevo. Se apagaban las luces de la casa en cuestión, y más adelante la casa en sí saltaba en pedazos o la demolían”.

★★★★☆

No hay comentarios:

Publicar un comentario