Hablemos de: Ao Haru Ride

24 nov. 2014

Ficha técnica

Tipo: TV
Episodios: 12
Año: 2014
Estudio: Production I.G
Demografía: Shoujo
Géneros: Romance, Drama, Escolar, Slice of Life

Argumento

Yoshioka Futaba quiere rehacer su vida. En el colegio, las niñas la criticaban porque muchos niños la querían. Sin embargo, el único chico que Futaba quería, Kou Tanaka, se mudó de ciudad antes de que ella le pudiese decir lo que sentía. Ahora, en la secundaria, Futaba está decidida a comportarse como una mujer poco femenina para que sus amigas no le tengan celos y pueda integrarse. Mientras vive esta nueva vida, la vida de Futaba se vuelve del revés al volver a ver a Kou, quien ahora se hace llamar Mabuchi Kou y tiene una actitud muy fría, completamente diferente a cómo era antes.

Puntuación general

Opinión personal

Bien... esto ha sido una gran decepción.


Ver Ao Haru Ride después de leer el manga ha sido una mala decisión. Este anime me ha hecho ver todos los clichés que tiene el manga y que, sin embargo, por lo enamorada que éste me tiene, no le había sabido ver. Le ha quitado peso emocional, las escenas no me han hecho sentir mariposas en el estómago e incluso los personajes me han parecido insufribles. Pocos capítulos me han hecho sentir de verdad algo. No con esto quiero decir que el anime o el manga sean malos (todo lo contrario. El manga es una completa maravilla y tendríais que ir todos a leerlo), ya que es un shoujo que muestra muchos valores que pocos reflejan, sin embargo el anime se me ha quedado tan flojo... También es cierto que lo empecé a ver con muchas expectativas (como no lo iba a hacer después de leer tan increíble manga), así que esto también es un factor a tener en cuenta a la hora de explicar el por qué la adaptación al anime de Ao Haru Ride me ha decepcionado tanto.

Historia

La historia de Ao Haru Ride es de SHOUJO con mayúsculas. Chico conoce chica (este caso en el colegio), y ¡pum! Amor. Años más tarde Futaba intenta por todos los medios intentar integrarse en el instituto comportándose lo más masculina posible, mientras Kou se convierte en una persona fría y distante, que esconde algo por dentro que lo está consumiendo.


Hay que tener en cuenta que valores como la familia, la pérdida de personas importantes, el acoso escolar, y el querer ser aceptado por la sociedad, son valores bien trabajado en este anime, pero que opacados por el romance, no han podido brillar todo lo que me hubiese gustado. El romance me ha parecido muy aburrido en este anime, hecho que dio pie a la más gran decepción que sufriré, probablemente, en lo que queda de 2014 y en el 2015. Esto se debe en gran parte a lo tan insufribles que se me han hecho los protagonistas (en especial Futaba #stalker) y todo el comportamiento en general de Kou. Sin embargo, es un shoujo “diferente” (y lo pongo entre comillas porque todos son más o menos iguales), que no cae en demasiado clichés y que, al fin y al cabo y a pesar de todas las fallas, entretiene.

Además, historias que en el manga me cautivaron, como es el caso del triángulo amoroso de Kominato-Murao-Tanaka, en este anime han estado cero explotadas.

Personajes
De izquierda a derecha: Makita, Touma (a él no lo veréis mucho en el anime), Futaba, Kou, Kominato, Murao, Tanaka
Después de leer el manga de Ao Haru Ride y conocer a unos personajes que me cautivaron sobremanera, verlos en acción me ha defraudado muchísimo. La faceta stalker de Futaba que en el manga estaba presente pero por el peso y el sentimentalismo de la trama no le prestaba atención, en el anime es como si brillara con luces fosforescentes y parpadeantes. He sentido como si Futaba no tuviese ninguna clase de evolución a lo largo de los doce capítulos del anime, y que los sentimientos de Kou, el por qué está tan herido, no le preocuparan en absoluto y solo le interesara que su situación amorosa avance. Kou es un personaje que me enamoró por completo en el manga, sinceramente me tenía comiendo de la palma de su mano, pero en el anime ha sido como... méh. No fue hasta el capítulo 11 que sentí como si Kou moviese alguna fibra de mi ser. Sí, consiguió hacerlo, pero diez capítulos hasta que eso ocurriera... son demasiados episodios.


Bien, Ao Haru Ride es como 80% Futaba-Kou, y un 20% otros personajes. Esto es una verdadera lástima, porque realmente los personajes secundarios me gustan muchísimo más que los principales (tanto en anime como en manga). La historia de Murao, que quiere al profesor Tanaka, el cual no llegamos a saber si le corresponde o no, y por otro lado Kominato que quiere con locura a Murao pero que ésta no lo corresponde. Aah, no sabéis lo mucho que me gustaba esta subtrama. Kominato es uno de mis personajes favoritos del manga y he odiado tanto que le dieran tan poca importancia... Murao. Amo y odio a Murao, todo al mismo tiempo. La amo porque entiendo por lo que pasa y lo mucho que está sufriendo, pero a mi vez la odio por lo mucho que hace sufrir a Kominato. Igualmente es un personaje que se merecía una mejor caracterización y que profundizasen mucho más en ella, puesto que, personalmente, la encuentro cien veces más interesante que Futaba.

Makita. Aahh, mi dulce Makita, como te odia el anime. Ha sido un personaje tan poco aprovechado, tan poco desarrollado... no tengo palabras para describir lo triste que me siento por esto. ¡Y mi amor platónico, Touma! ¡¡Solo sale en treinta segundos del anime!! Matadme, por favor. I don't wanna live in this world anymore.

Touma, yo, yo… ¡TE AMO!
Diseño y música

El diseño de Ao Haru Ride ha estado bien, sin embargo he notado como en algunos capítulos la animación ha decaído bastante, algo que me ha extrañado de Production I.G, el cual nunca antes me había defraudado. Además, me siento incapaz de no compararlo con el fabuloso diseño de personajes de Io Sakisaka, la mangaka, el cual en el anime no han llegado a estar a la altura. A pesar de eso, no me puedo quejar, porque en general ha estado bastante bien.


Creo que la música es lo que más destaco de Ao Haru Ride. El OP, Sekai wa Koi ni Ochiteiru, de ChiCO, me ha encantado, con un estilo pegadizo y con el que siempre me encontraba sin darme cuenta cantando el estribillo. El ED, Buru, de Fujifabric, con un tono más melancólico, acompaña a la perfección a aquellos capítulos que por uno u otro motivo son más dramáticos y sentimentales.

Resumiendo...

Un anime del que me esperaba muchísimo más. Sin embargo, si buscáis un shoujo que no caiga en demasiados clichés y tenga bonitos valores de trasfondo, os lo recomiendo. Si os gusta leer, olvidaos del anime y lanzaros de cabeza al manga, que es muchísimo mejor (me lo agradeceréis). Y bueno... si sale segunda temporada... probablemente la vea (porque ya sabéis, soy una masoca).

2 comentarios:

  1. Genial la entrada:Queriamos decirte que te hemos nominado a los premios lovely http://quepodriamosleer.blogspot.com/2014/11/premios-parte-iii-lovely-blog-award.html Disfruta el premio, te lo mereces

    ResponderEliminar